QUIÉNES SOMOS

Los que formamos parte de Fundación Lucía nos sentimos continuadores de la obra comenzada por Elvira López de Martínez Zavalía.

En el año 1967 Elvirita fue promotora y artífice de una acción que posibilitó la construcción de 460 casas para personas de bajos recursos. Movida por la lectura de la Encíclica Populorum Progressio del Papa Pablo VI, vendió, con el consentimiento y el apoyo de sus hijos, la cristalería y las porcelanas de su casa, con lo que reunió el capital inicial para la construcción de dichas viviendas. El gesto de Elvirita movió a muchas personas a donar dinero y objetos de valor para este fin.

Uno de los barrios que nacieron de esta acción fue el “Nueva esperanza” de la ciudad de Alderetes, que hoy es el centro de acción de Fundación Lucía, junto con el barrio “Antena”.

Elvirita entendió que la promoción social de los habitantes del barrio, pasaba también por la educación, la salud, la difusión de valores, por ello, confía esta tarea a un grupo de jóvenes del Movimiento de los Focolares, del cual ella misma formaba parte.

A partir de entonces el movimiento de los Focolares asumió el compromiso de trabajar junto a las personas del barrio en la difusión de valores y en la formación espiritual e intelectual.

En el año 2007 sentimos la necesidad de darle a esa acción un marco jurídico. Nació así la fundación Lucía, aprobada oficialmente por resolución Nº 92/08 de la Dirección de Persona Jurídica.

PORQUÉ LUCÍA

Lucía Buffo fue una joven tucumana que adhiriendo desde sus primeros años al carisma de los Focolares, se convirtió en una promotora incansable de la unidad en todos los ámbitos de la vida.

Lanzada, comprometida y atenta a los problemas de su entorno, dispuesta a dar la vida por sus amigos, vital, amante de la naturaleza y el deporte. Falleció de leucemia en el año 2007, mientras estudiaba economía y participaba en proyectos de investigación universitarios.

La caracterizaba una visión amplia y global de la vida y el mundo, por lo que, consideraba el estudio como una vía mas para construir una sociedad mas justa y fraterna. Por esto, la elegimos como la “mano derecha” de Fundación Lucía. Algo nos dice en el corazón que sigue “viva” trabajando por la utopía del mundo unido que tanto anhelaba.